UNO
EL REINO INTERIOR | AL LECTOR OCASIONAL | UNO| DOS | TRES | CUATRO | CINCO | SEIS| Enlaces | Galería de Fotos del Reino Interior
UNO
 
UNO


El raro fenómeno astrológico que observamos este 16 de agosto de 1986, cuando Venus, Marte y Mercurio se conjuntaron frente al Sol, no ocurría desde hace más de 20 mil años y ha reactivado diversos ánimos. Algunas noticias mencionan que en la fecha aludida hizo su aparición un hombre, un extraño personaje al que se da el título de Rey del Mundo; de él se dice que ha venido del corazón de la tierra para anunciar una nueva civilización de paz y abundancia, “de un modo discreto y sin demostrar”, aunque puede cambiar incluso el Karma de los seres.

De un misterioso imperio subterráneo, en el siglo XX, se comenzó a hablar a partir de 1920, cuando científicos y exploradores de otras regiones se trasladaron a un lugar de Asia Central, cerca del río Amu Darja, en la frontera de Afganistán, que marca montañas de lapislázuli: allí una gigantesca red de galerías subterráneas que parten en el cauce del Amu Darja y se pierde en las altísimas montañas, indican lo que parece ser una entrada al reino oculto. Porque según se cree estas galerías se prolongarían a través del continente asiático, con ramificaciones a todos lugares, formando parte del remoto sitio cuyo mito se remonta a más de 60 mil años. Según se dice, dos vecinos que perseguían un oso a través de galerías secundarias, un verdadero laberinto, se encontraron repentinamente frente a una pared de vidrio, tras la cual dormía un gigante rubio rodeado de otros seres igualmente dormidos en estos sarcófagos de vidrio. Sobre la noticia, que parece remota, no deja de ser importante mencionar que desde entonces grupos de científicos, arqueólogos, geólogos y saqueadores viven en las cercanías. El profesor inglés W. Agrest, que dedicó varios años de su vida al sitio, ha afirmado que este lugar marca una de las entradas al reino de Shambhala, donde vive el Maitreya llamado Rey del Mundo:

“Se sabe que este pueblo subterráneo ha vivido junto a nosotros desde antes, oculto en espera que alcancemos el grado de avance que ellos poseen. Estos sarcófagos con hombres no distintos a nosotros, aunque más altos, posiblemente sean humanos de una raza anterior a la nuestra; científicamente sabemos que el hombre se va achicando, y estos seres en nada se nos diferencian, a no ser el tamaño: unos 2.80 metros. El lugar donde conducen estos laberintos es insospechado, pero todo indica que puede ser una entrada a Shambhala, y lo que se ha encontrado, una sala funeraria; hay quienes dicen que estos seres habrían llegado a la Tierra desde un planeta en extinción en naves aéreas que aterrizaron en una isla del desaparecido mar de Gobi, aunque esto, hasta ahora, es improbable. Lo que es verdadero, y basta ver en los libros, es que todas las religiones hablan de un Maitreya, que en el reino subterráneo se identifica como el Rey del Mundo”.

Por lo que se sabe, este Rey del Mundo se aparece sin mayor premeditación, en cualquier época y lugar, aunque, se dice, siempre de acuerdo a cierta posición del Sistema planetario en relación a la Tierra. Ahora de dice que el aparecido fue recibido en los monasterios de Narabanchi y Erdeni Dzo, en la meseta de Tibet, hoy territorio invadido por China, donde ya estuvo antes. Quienes lo han visto aseguran que “aunque tiene miles de años, parece muy joven. Pero no hay nada inmaduro en la luz de poder que brota de sus ojos. Es ligeramente más grande que el hombre medio sin que exista en su cuerpo otra diferencia con nosotros, a excepción de la pigmentación de su piel: es dorado. Los que ahora afirman su presencia cuentan que posee una nueva ciencia que deberá desarrollarse durante los próximos 250 años, cuando con el nuevo milenio la humanidad estará dispuesta para recibir los beneficios que él trae. De acuerdo a la tradición se sabe que viene del corazón de la Tierra, donde está su reino subterráneo habitado por la antiquísima civilización oculta pero vigilante a cuanto ocurre en la superficie del planeta. Es cierto que las primeras noticias de este personaje en el siglo XX las trajo el explorador Ferdynand Ossendowski, en la época de entreguerras, cuando obtuvo noticias precisas del Rey del Mundo durante un viaje por Mongolia. Iba el hombre con su caravana cruzando ese país, cuando ocurrió algo, según narra:

“¡Deteneos! -murmuró mi guía mongol un día que atravesábamos el llano cerca de Tzagan Luk-. ¡Deteneos!
Y se dejó resbalar desde lo alto de su camello, que se tumbó sin que nadie se lo ordenase. El mongol se tapó con las manos la cara en actitud de orar y comenzó a repetir la frase:
-Om mani padme hung.
Los otros mongoles detuvieron también sus camellos y se pusieron a rezar. “¿Qué sucede?”, pensé yo, mirando en torno mío la hierba verde pálido que se extendía por el horizonte hasta un cielo sin nubes, iluminado por los últimos rayos soñadores del sol poniente. Los mogoles rezaron durante un momento, cuchicheando entre ellos y después de apretar las cinchas de los camellos reanudaron la marcha.

-¿No habéis visto -me preguntó el mongol- cómo nuestros camellos movían las orejas espantados, cómo los caballos guías en la llanura quedaban inmóviles y atentos, y cómo los carneros y el ganado se echaban en el suelo? ¿No observásteis que los pájaros dejaron de volar, las marmotas de correr y los perros de ladrar? El aire vibraba dulcemente y tría de lejos la música de una canción que penetraba hasta el corazón de los hombres, de las bestias y de las aves. La tierra y el cielo contenían el aliento. El viento cesaba de soplar; el sol detenía su carrera. En un momento como aquél, el lobo que se aproximaba a hurtadillas a los carneros hace alto en su marcha solapada; el rebaño de antílopes, amedrentado, retiene su ímpetu peculiar; el cuchillo del pastor, dispuesto a degollar al carnero, se le cae de las manos; el armiño rapaz cesa de arrastrarse detrás de la confiada perdiz. Todos los seres vivos transidos de miedo, involuntariamente sienten la necesidad de orar, aguardando su destino. Esto era lo que entonces ocurría, lo que sucede siempre que el Rey del Mundo, en su palacio subterráneo, reza inquiriendo el porvenir de los pueblos de la tierra.

Así habló el mongol, pastor simple e inculto. Mongolia, con sus altas montañas áridas y terribles, sus llanuras ilimitadas cubiertas de los huesos esparcidos de los antepasados, ha dado origen al misterio; su pueblo, aterrado por las pasiones tormentosas de la naturaleza o adormecido por la paz de la muerte, lo siente en su plena magnitud y los lamas, rojos y amarillos, lo perpetúan y poetizan. Los pontífices de Urga y Lhassa guardan su ciencia y su posesión. Ha sido durante mi viaje a Asia Central cuando he conocido por primera vez el misterio de los misterios, pues no puedo llamarlo de otra manera. Al principio no le concedí mucha atención, pero comprendí después su importancia al analizar y comparar ciertos testimonios esporádicos y frecuentemente sujetos a controversia. Los ancianos de la ribera del Amyl me refirieron una antigua leyenda, según la cual una tribu mongola, intentando huir de las exigencias de Gengis Khan, se ocultó en una comarca subterránea. Más tarde un lama de los alrededores del lago Nogan Kul me mostró, así que se disipó una nube de humo, la puerta que sirve de entrada al reino de Agharti. Antaño penetró por esa puerta en el reino un cazador, y a su vuelta empezó a contar lo que había visto. Los lamas le cortaron la lengua para impedirle hablar de los misterios. Ya viejo, volvió a la entrada de la caverna y desapareció en el reino subterráneo cuyo recuerdo tanto encantó y regocijó su corazón de nómade. Obtuve informes más detallados de los labios del hutuktu Jelyl Dyamsrap de Narabanchi Kure. Este me narró la historia de la llegada del poderoso Rey del Mundo a su salida del reino subterráneo, su aparición, sus milagros y profecías, y entonces solamente empecé a comprender que en esta leyenda, esta hipnosis, esta visión colectiva, de cualquier modo que se le interprete, encierra más de un misterio, una fuerza real y soberana, capaz de influir en el curso de la vida política de Asia. A partir de ese momento, comencé mis investigaciones. El lama Gelong, favorito del príncipe Chultan Beyli, y el príncipe mismo, me hicieron la descripción de ese reino:
-En el mundo -dijo el Gelong-, todo se halla constantemente en estado de transición y de cambio: los pueblos, las religiones, las leyes y las costumbres. ¡Cuántos grandes imperios y brillantes constituciones han perecido! Lo único que no cambia nunca es el mal, el instrumento de los espíritus perversos. Hace más de seis mil años, un hombre santo desapareció con toda un tribu en el interior de la tierra y nunca ha reaparecido en la superficie de ella. Muchos hombres sin embargo, han visitado después este reino misterioso: Sakya Muni, Nadur, Gheghen, Paspa, Baber y otros. Nadie sabe dónde se encuentra situado. Dicen unos que hay una entrada en el Afganistán, otros que en la India. Todos los fieles de esta religión están protegidos contra el mal y el crimen no existe en el interior de sus fronteras. La ciencia se ha desarrollado en la tranquilidad y nadie vive amenazado de destrucción. El pueblo subterráneo ha llegado al colmo de la sabiduría. Ahora es un gran reino que cuenta con millones de súbditos regidos por el Rey del Mundo. Este conoce todas las fuerzas de la naturaleza, lee en todas las almas humanas y en el gran libro del destino. Invisible, reina sobre ochocientos millones de hombres que están dispuestos a ejecutar sus órdenes.
El príncipe Chultun Beyli agregó: -Este reino es Agharti y se extiende a través de todos los accesos subterráneos del mundo entero. He oído a un sabio lama decir al Bogdo Jan que todas las cavernas subterráneas de América están habitadas por el pueblo antiguo que desapareció de la tierra. Aún se encuentran huellas suyas en la superficie. Estos pueblos y estos espacios subterráneos dependen de gran cosa sorprendente. Sabéis que en los dos océanos mayores del Este y del Oeste había remotamente dos continentes. Las aguas se lo tragaron y sus habitantes pasaron al reino subterráneo. Las cavernas profundas están iluminadas con un resplandor particular que permite el crecimiento de cereales y otros vegetales y duran las gentes una larga vida sin enfermedades. Allí existen numerosos pueblos e incontables tribus. Un viejo Brahmán budista de Nepal, obedeciendo a la voluntad de los dioses, hizo una visita al antiguo reino de Gengis, Siam, y en ella encontró un pescador, quien le ordenó que ocupase su barca y bogase con él hacia el mar. Al tercer día arribaron a una isla donde vivía una raza de hombres con dos lenguas, que podían hablar separadamente idiomas distintos. Les enseñaron animales curiosos, tortugas de dieciséis patas y un solo ojo, enormes serpientes de sabrosa carne y pájaros con dientes que cogían los peces del mar para sus amos desconocidos. Estos isleños le dijeron que habían venido del reino subterráneo y les describieron ciertas regiones.
El lama Turgut, que me acompañó en mi viaje de Urga a Pekín, me proporcionó otros informes. La capital de Agharti está rodeada de villas en las que habitan los grandes sacerdotes y los sabios. Recuerda a Lhassa, donde el palacio del Dalai Lama, el Potala, se halla en la cima de un monte cubierto de templos y monasterios. El trono del rey del mundo se alza entre dos millones de dioses encarnados. Estos son los santos panditas. El palacio mismo se halla circundando por la residencia de los Goros, quienes poseen las fuerzas visibles e invisibles de la tierra, del infierno y del cielo, y pueden disponer a su antojo de la vida y la muerte de los hombres. Si nuestra loca humanidad emprendiese la guerra contra ellos, serían capaces de hacer saltar la corteza de nuestro planeta, transformando la superficie de éste en desiertos. Pueden secar los mares, cambiar los continentes en océanos y convertir las montañas en arenales. A su mando los árboles, las hierbas y las zarzas empiezan a retoñar; los hombres resucitan. En extraños carros, que nosotros no conocemos, recorren a toda velocidad los estrechos pasillos del interior de nuestro planeta. Algunos brahamanes de la India y ciertos Dalai Lamas del Tiber han conseguido escalar los picos de las cordilleras, nunca holladas hasta entonces por pisadas en la nieve y señales de ruedas de carruajes. El bienaventurado Sayka Muni encontró en la cima de un monte unas tablas de piedras con letreros que sólo descifró a edad muy avanzada, y penetró luego en el reino de Agharti del que trajo las migajas del saber sagrado que pudo retener en la memoria. Allí en palacios maravillosos de cristal, moran los jefes invisibles de los fieles: el Rey del Mundo, Brahytma, que puede hablar con Dios como yo os hablo, y sus dos auxiliares: Nahytma, que conoce los acontecimientos futuros, y Mahynga, que dirige las causas de estos acontecimientos. Los santos panditas estudian el mundo y sus fuerzas. A veces, los más sabios de ellos se reúnen y envían delegados a los sitios donde jamás llegó la mirada de los hombres. Esto lo describe el Sashi Lama, que vivió hace ochocientos cincuenta años. Los pandistas más altos, con una mano en los ojos y la otra en la base de cráneo de los sacerdotes más jóvenes, les adormecen profundamente, lavan sus cuerpos con infusiones de plantas, les inmunizan contra el dolor, les hacen tan duros como la piedra, les envuelven en bandas mágicas y se ponen a rezar al Dios poderoso. Los jóvenes petrificados, acostados, con los ojos abiertos y los oídos atentos, ven, oyen y se acuerdan de todo. Enseguida un Goro se acerca y clava en ellos una mirada penetrante. Lentamente los cuerpos se levantan de la tierra y desaparecen. El Goro sigue sentado, con los ojos fijos en el sitio al que los envió. Unos hilos invisibles les sujetan a su voluntad y algunos de ellos viajan por las estrellas, asisten a los acontecimientos y observan los pueblos desconocidos, sus costumbres y condiciones. Escuchan las conversaciones, leen los libros y saben de las dichas y las miserias, de la santidad y los pecados, de la piedad y el vicio… Los hay que se mezclan a la llama, ven la criatura de fuego, ardiente y feroz, combaten sin tregua, derriten y machacan los metales en las entrañas de los planetas, hacen hervir el agua de los geysers y fuentes termales, funden las rocas y derraman sus materias en fusión sobre la superficie de la tierra y en los orificios de las montañas. Otros se lanzan en busca de los seres del aire, infinitamente pequeños, evanescentes y transparentes, empapándose en sus misterios y descubriendo el objeto de su existencia. Algunos se deslizan hasta los abismos del mar y estudian el reino de las útiles criaturas del agua que transportan y esparcen el calor saludable por toda la tierra, rugiendo los vientos, las olas y las tempestades. En el monasterio de Erdeni Dru vivió antaño Pandita Hutuktu, que estuvo en Agharti. Al morir habló del tiempo en que moró por voluntad del Goro en una estrella roja del Este, y de cuando voló en el océano cubierto de hielos y vagó entre las llamas ondulantes que arden en las profundidades de la tierra.
Estas son las historias que oí contar en las yurtas de los príncipes y en los monasterios lamaístas. El tono con que las referían me impedía formular la menor objeción. Durante mi estancia en Urga intenté hallar una explicación. Naturalmente el Buda vivo era quien mejor podía documentarme, y procuré, por tanto, hacerle hablar de ello. En una conversación con él cité el nombre del Rey del Mundo. El anciano pontífice volvió bruscamente la cabeza hacía mi lado y fijó en mi sus ojos inmóviles y sin vida. A mi pesar, me quedé callado. El silencio se prolongó y el pontífice reanudó el diálogo de manera que comprendí no deseaba abordar el tema. En las caras de las demás personas observé la expresión del asombro y espanto que mis palabras habían producido, especialmente en el bibliotecario del Bogdo Jan. Se comprenderá fácilmente que todo aquello contribuyó a aumentar mi curiosidad y afán de profundizar en el asunto. Cuando salí del despacho del Bogdo Hutuktu, encontré al bibliotecario que se había ido antes que yo, y le pregunté si consistiría en que visitase la biblioteca del Buda vivo. Empleé con él una treta inocente:
-Sabed, mi querido lama -le dije-, que yo estuve un día en medio del campo, a la hora en que el Rey del Mundo conversaba con Dios, y experimenté la conmovedora impresión del momento.
Sorprendiéndose mucho, el viejo lama me repuso con tono sereno:
-No es justo que el budismo y nuestra religión amarilla lo oculten. El reconocimiento de la existencia del más santo y poderoso de los hombres del reino bendito, del gran templo de la ciencia sagrada, es tan consolador para nuestros corazones de pecadores y nuestras vidas corrompidas, que ocultarlo a la humanidad sería un pecado. Pues bien, oíd -añadió el letrado-: el año entero el Rey del Mundo dirige el trabajo de los panditas y goros de Agharti. A veces acude a la caverna del templo, donde reposa el cuerpo embalsamado de su antecesor, en un féretro de piedra negra. Esta caverna está siempre oscura, pero cuando el Rey del Mundo entra en ella, en los muros surgen rallos de fuego, y de la cubierta del féretro suben lenguas de llamas. El goro mayor se mantiene junto a él, tapadas la cabeza y la cara, con las manos cruzadas sobre el pecho. El goro no se quita nunca el velo del rostro, porque su cabeza es una calavera de ojos chispeantes y lengua expedita. Comulga con las almas de los difuntos. El Rey del Mundo habla largo rato, luego se aproxima al féretro, extendiendo la mano. Las llamas brillan más intensamente, las rayas de fuego de las paredes se extinguen y reaparecen entrelazándose, formando signos misteriosos de alfabeto Vatannan. Del sarcófago empiezan a salir banderolas transparentes de luz apenas visible. Son los pensamientos de su antecesor. Pronto el Rey del Mundo se ve rodeado de una aureola de aquella luz, y las letras de fuego escriben, escriben sin cesar en las paredes los deseos y las órdenes de Dios. En aquel instante, el Rey del Mundo está en relación con las ideas de todos los que dirigen los destinos de la humanidad: reyes, zares, jefes guerreros, grandes sacerdotes, sabios, hombres poderosos. Conoce sus interiores y sus planes. Si agradan a Dios, el Rey del Mundo los favorecerá con su ayuda sobrenatural, si desagrada a Dios, el Rey provocará su fracaso. Esta facultad la posee Agharti por la creencia misteriosa de Om, vocablo con el que principian todas nuestras plegarias. Om es el nombre de un antiguo santo, el primero de los goros que vivió hace trescientos mil años. Fue el primer hombre que conoció a Dios, el primero que enseñó a la humanidad a creer, esperar y a luchar con el mal. Entonces Dios le otorgó poder absoluto sobre las fuerzas que gobiernan el mundo visible. Después de su coloquio con su antecesor, el Rey del Mundo reúne el Supremo Consejo de Dios, juzga las naciones y los pensamientos de los grandes hombres y les ayuda o les anonada. Mahytma y Mahynga hallan el puesto de esas acciones e intensiones entre las causas que manejan el mundo. Enseguida el Rey del Mundo entra en el templo, y a solas reza y medita. El fuego brota del altar, y poco a poco se propaga a todos los altares próximos, y a través de la llama ardiente se vislumbra cada vez más claro el rostro de Dios. El Rey del Mundo participa respetuosamente a Dios las decisiones del consejo, y recibe en cambio las instrucciones inescrutables del Omnipotente. Cuando abandona el templo, el Rey del Mundo exhala un resplandor divino.
-¿Ha visto alguien al Rey del Mundo? -pregunté.
-Sí -contestó el lama-. Durante las fiestas solemnes del primitivo budismo, en Siam y las Indias el Rey del Mundo se apareció cinco veces. Ocupaba una carroza magnífica tirada por elefantes engalanados con finísimas telas cuajadas de oro y pedrería. El Rey vestía un manto blanco y llevaba en la cabeza la tiara roja, de la que pendían hilos de brillantes que le tapaban la cara. Bendecía al pueblo con una bola de oro rematada con un áureo cordero. Los ciegos recobraron la vista, los sordos oyeron, los impedidos echaron a andar y los muertos se incorporaban en sus tumbas por doquiera fijaba la mirada el Rey del Mundo. También se apareció hace ciento cincuenta años, en Erdeni Dzu, y visitó igualmente el antiguo monasterio de Sakkai y Narabanchi Kure. Uno de nuestros Budas vivos y uno de los Tashi Lamas recibieron de él un mensaje escrito de caracteres desconocidos y en láminas de oro. Nadie podía leer aquel documento. El Tashi Lama entró en el templo, puso la lámina de oro sobre su cabeza y empezó a rezar. Gracias a su plegaria los pensamientos del Rey del Mundo penetraron en su cerebro, y sin haber leído los enigmáticos signos comprendió y cumplió la regia disposición.
-¿Cuántas personas han ido a Agharti? -pregunté.
-Muchas contestó el lama-, pero todas guardan el secreto de lo que vieron. Cuando los Oletas destruyeron Lhassa, uno de sus destacamentos, recorriendo las montañas del Sudoeste, llegó a los límites de Agharti. Aprendieron algunas ciencias misteriosas y las trajeron a la superficie de la tierra. He aquí por qué los Oletas y los Kalmucos son tan hábiles magos y adivinos. Ciertas tribus negras del Este se internaron también en Agharti y allí estuvieron varios siglos. Más tarde fueron expulsados del reino y regresaron a la faz del planeta poseedores del misterio de los augurios según los naipes, las hierbas y las líneas de las manos. De esas tribus proceden los gitanos. Allá, en el Norte de Asia, existe una tribu en vías de desaparecer que residió en el maravilloso Agharti. Los miembros de ella saben llamar a las almas de los muertos cuando flotan en el aire.
El lama permaneció silencioso un buen rato. Luego, como respondiendo a mis pensamientos, continuó:
-En Agharti, los sabios panditas escriben en tablas de piedra toda la ciencia de nuestro planeta y de los demás mundos. Los doctos budistas chinos no lo ignoran. Su creencia es la más alta y pura. Cada siglo, cien sabios de China se reúnen en un lugar secreto, a orillas del mar, y de las profundidades de éste salen cien tortugas inmortales. En sus conchas, los chinos escriben sus conclusiones de la ciencia divina del siglo.
-Esto me recuerda la historia que me contó un viejo bonzo chino del templo del Cielo de Pekín. Me dijo que las tortugas viven más de tres mil años sin aire ni alimento y que ésta es la razón por la cual todas las columnas del templo azul del Cielo tienen por base tortugas vivas, a fin de evitar que se pudra la madera.
-Varias veces los pontífices de Urga y Lhassa han enviado embajadas a la Corte del Rey del Mundo -agregó el lama bibliotecario-; pero les fue imposible dar con ella. Sólo un cierto caudillo tibetano, después de una batalla con los Oletos, encontró la caverna con la célebre inscripción: “Esta puerta conduce a Agharti”. De la caverna salió un hombre de buena presencia que le mostró una plancha de oro con letras desconocidas y le dijo: “El Rey del Mundo aparecerá delante de todos los hombres cuando llegue la hora de que se ponga al frente de los buenos para luchar con los malos; pero esa hora no ha sonado todavía. Los más malos de la humanidad aún están por nacer”. El chiang chun, barón Ungern, nombró embajador suyo en el reino subterráneo al joven príncipe Punzig, pero éste regresó con una carta del Dalai Lama de Lhassa. El barón le envió de nuevo y la segunda vez no volvió. Nadie que desee llegar a Agharti podrá conocerla. Es cierto que sólo anulando el deseo de estar allí es posible ir, aunque verdaderamente entrar al reino subterráneo es algo que tiene que ver con la conjunción de las estrellas y la actitud del corazón.”
Apenas había terminado de decir esto el bibliotecario de Bogdo Jan, y antes de que Ossendowski pudiera hacer una pregunta, el lama se movió en silencio y desapareció. El explorador, más adelante en su relato, continúa así:
“El príncipe Chultun Beyle y yo estábamos dispuestos a abandonar Narabanchi Kure. Mientras que el Hutuktu oficiaba en honor del Sai, en el templo de la Bendición, yo me paseé por los alrededores, recorriendo las angostas sendas que bordean las casas de los lamas de los distintos grados: Gelongs, Getuls, Chaidje, y Rabdjambe; las escuelas donde enseñan los sabios doctores en medicina (Ta Lama); las hospederías de los estudiantes (Bandi); los almacenes, los archivos y las bibliotecas. Cuando volví a la yurta del Hutuktu, éste me aguardaba. Me ofreció un gran hatyk y me propuso dar un paseo por el monasterio. Su semblante tenía una expresión preocupada que me hizo comprender que deseaba decirme algo importante. Al salir de la yurta, el presidente de la Cámara de comercio rusa, recién puesto en libertad, y un oficial ruso, se unieron a nosotros. El Hutuktu nos condujo a un pequeño edificio situado precisamente detrás de un muro de un amarillo deslumbrador.
-En este edificio se han albergado alguna vez el Dalai Lama y Bogdo Jan; nosotros acostumbramos a pintar de amarillo las casas donde han habitado estas santas personas. ¡Entrad!
El interior estaba espléndidamente decorado. En la planta baja se hallaba el comedor, amueblado con mesas de madera maciza, ricamente talladas, y aparadores cargados de porcelana y bronces. Dos piezas constituían el piso de arriba: primero, una alcoba aderezada con pesadas cortinas de seda amarilla; una gran linterna china, lujosamente engastada de piedras multicolores, colgaba, por medio de una fina cadena de bronce, de una viga esculpida del techo. Había allí un amplio techo cuadrado cubierto con almohadones de seda, edredones y colchas. La cama era de ébano de China y tenía como remate de las columnas que sostenían el cielo del techo unas estatuas bellamente ejecutadas representando como motivo principal al dragón de la tradición devorando al Sol. Junto a la cama se alzaba una cómoda completamente cuajada de figuras y grupos simulando escenas religiosas. Cuatro butacas que incitaban al reposo completaban el mobiliario, con el trono oriental bajo, puesto sobre un estrado en el fondo de la estancia.
-Veis ese trono? -me dijo el Hutuktu-. Una noche de invierno llegaron al monasterio varios jinetes y pidieron que todos los gelons y gatuls, con el Hutuktu y el Kanpo a su frente, se congregaran en esta estancia. Entonces uno de los extranjeros se subió al trono y se quitó su bachlyk, es decir, su peluca. Todos los lamas cayeron de rodillas porque habían reconocido al hombre de quien se viene tratando desde los siglos más remotos en las bulas sagradas del Dalai Lama, del Thasi Lama y del Bogdo Jan. Es el hombre al que pertenece el mundo entero y que ha penetrado en todos los misterios de la naturaleza. Rezó una corta oración en tibetano, bendijo a todos los auditores e hizo profecías para la mitad del siglo siguiente. De esto hace treinta años, y en el intervalo, todas las profecías. se han cumplido. Durante sus plegarias ante el pequeño altar, en la sala próxima, la puerta que veis se abrió sola, los cirios y antorchas que había en el altar se encendieron espontáneamente, y los incensarios sagrados, sin lumbre, despidieron al aire vaporosas olas de incienso, que llenaron la habitación. Luego, sin previo aviso, el Rey del Mundo y sus compañeros desaparecieron. Tras él no quedó el menor rastro, pues los mismos pliegues del ropaje de seda que cubría el trono se estiraron, dejándole como si nadie se hubiese sentado allí.
El Hutuktu penetró en el santuario, se arrodilló tapándose los ojos con las manos, y empezó a rezar. Miré el rostro tranquilo e indiferente del Buda dorado, sobre el cual las lámparas vacilantes proyectaban sombras movedizas, y luego dirigí la vista al lado del trono. ¡Oh, cosa maravillosa y difícil de creer! Ví realmente ante mí a un hombre fuerte, musculoso, de tez bronceada y expresión severa, acentuada en la boca y en las mandíbulas. El brillo de sus ojos presentaba a su fisonomía extraordinario realce. A través de su cuerpo transparente, envuelto en una capa blanca, leía las inscripciones, en tibetano, del respaldo del trono. Cerré los ojos y a poco los abrí de nuevo. Ya no había nadie, pero el almohadón de seda del trono me pareció que se movía. "Es nerviosismo", me dije, "una tendencia a la impresionabilidad anormal, producida por una tensión de espíritu desacostumbrada". El Hutuktu se volvió a mí y dijo:
-Dame vuestro hatyk. Noto que estáis inquieto por la suerte de los vuestros y quiero rezar por ellos. Orad también, implorad a Dios y dirigid las miradas del alma al Rey del Mundo, que pasó por aquí y santificó este lugar.
El Hutuktu colocó el hatyk en el hombro de Buda y, prosternándose sobre la alfombra delante del altar, murmuró una oración, y dijo:
-Pronto veréis a los que amáis. Fijad vuestra mirada.
Obedecí inmediatamente su orden, dada con voz grave, y fijé la vista en el nicho sombrío que me había indicado. Pronto en las tinieblas comenzaron a aparecer unas nubecillas de humo y de hitos transparentes. Flotaban en el aire haciéndose cada vez más densas y numerosas, hasta el momento en que, poco a poco, formaron cuerpos humanos y contornos de objetos. Vi una habitación que me era desconocida, en la que se hallaba mi familia rodeada de antiguos amigos y de otras personas. Conocí incluso el traje que llevaba mi mujer. Todas las facciones de su querido rostro se mostraron perfectamente visibles y claras. Luego la visión se atenuó, se desvaneció entre nubes de humo y de hilos transparentes y desapareció por completo. Detrás del Buda dorado no había más que tinieblas. El Hutuktu se incorporó, quitó mi hatyk del hombro de Buda y me lo entregó, diciendo estas palabras:
-La fortuna os acompaña. La bondad de Dios jamás os abandonará.
Salimos de la morada del Rey del Mundo, donde este soberano desconocido rezó por la humanidad entera y predijo el destino de los pueblos y de los Estados. Grande fue mi sorpresa cuando supe que mis compañeros habían sido también ellos testigos de mi visión y cuando me describieron con los más minuciosos detalles el aspecto y los trajes de las personas que yo había visto en el nicho oscuro detrás de la cabeza del Buda. A fin de conservar el testimonio de las demás personas que vieron como yo esa aparición extraordinariamente emocionante, les rogué detectaran las señas de lo que habían visto. Tengo estos documentos en mi poder. Pero este gran misterio de los misterios continúa siendo impenetrable.”


CORRESPONDENCIA UNO


A.R.Z., El Paso, Texas:
"La obra póstuma de Saint-Yves d'Alveydre titulada “Misión en la India", publicada en 1910, contiene la descripción de un centro iniciático subterráneo designado con el nombre de Agartha. Hasta entonces apenas se había hecho mención en Occidente de este otro mundo en este mundo. Sólo en 1924 Ferdynand 0ssendowski cuenta las peripecias del accidentado viaje que hizo en 1920 y 1921 a través de Asía Central, que usted cita, en que nombra al lugar "Agharti" en vez de "Agartha”, lo que se explica muy bien viniendo de fuente mongola la información que Saint-Yves obtuvo de fuente hindú. Contra lo que se pueda decir, el título otorgado al personaje de "Rey del Mundo", efectivamente, el primero en usarlo es 0ssendowski. El escribe OM, mientras que Saint-Yves escribe AUM; ahora bien, si AUM es la representación del monosílabo sagrado descompuesto en sus elementos constitutivos, es, sin embargo OM la transcripción correcta que corresponde a la pronunciación real, tal como se dice tanto en la India como en el Tíbet y en Mongolia, desde donde nos llegó la voz a Occidente. Adversarios de 0ssendowski han querido ver en la obra de éste sólo un plagio de lo escrito por Saint-Yves, pretendiendo que había usado una traducción rusa de la "Misión en la India", traducción cuya existencia es más que dudosa, ya que los herederos mismos de Saint-Yves lo niegan. Un detalle suficiente para apreciar la competencia de la fuente que Ossendowski utiliza originalmente. Mi propósito no es querer hacer una crítica de textos más o menos vaga, sino aportar indicaciones."



J.L.B., Mexicali, Baja California:
“La afirmación de la existencia de un mundo subterráneo que extiende sus ramificaciones por todas las partes, bajo los continentes e incluso bajo los océanos, y por el cual se establecerían comunicaciones invisibles para nosotros entre todas las zonas de la tierra, el primero en afirmarlo fue Saint-Yves d'Alveydre, en la primera década del siglo XX. Hay una similitud con lo que afirma Ossendowski, sin duda. Pero éste escribe que no sabe qué pensar y lo atribuye a lo que afirman diversos personajes que encontró a lo largo de su viaje. Hay, por supuesto, puntos más concretos de similitud, como el pasaje donde el Rey del Mundo se muestra ante la tumba de su predecesor, en que se origina la cuestión de las tribus que pueblan el mundo oculto. También Saint-Yves dice que son momentos durante la celebración subterránea de los Misterios Cósmicos, donde los viajeros que se encuentran en el desierto se detienen, donde los animales mismos se hacen puro silencio (lo que tiene cierta relación con el "timor panicus” de los antiguos). 0ssendowski asegura que él mismo ha tenido uno de esos momentos de recogimiento general. Existe la mención a cierta isla, hoy desaparecida, en la que vivían hombres y animales extraordinarios: allí, Saint-Yves cita el resumen del periplo de Jámbulo por Diodoro de Sicilia, mientras que 0ssendowski cita como fuente a un antiguo budista de Nepal; y las descripciones, sin embargo, no son muy distintas, lo que es extraordinario, porque, si verdaderamente existen dos versiones precedentes de esta historia de fuentes tan alejadas una de otra, sería válido recogerlas y compararlas con cuidado. Hay varias otras comparaciones que se podrían señalar, pero no son suficientes para que convenzan acerca de la autenticidad de una versión posterior de algo que ya se sabía, y que 0ssendowski simplemente ordenó; esto es algo que no interesa más que medianamente, porque, independientemente de los testimonios que 0ssendowski cita, son relatos corrientes en Mongotia y en toda Asia central. Por supuesto que existe algo parecido en las tradiciones de casi todos los pueblos de la Tierra.
Se sabe que el Rey del Mundo (que de ninguna manera se debe confundir con el Cristo Rey, hijo de Dios, porque el Rey del Mundo está subordinado a éste), reina efectivamente en Agartha con un título de Brahatma (sería más correcto escribir Brahmatma), y es sostén de las almas en el espíritu de Dios. Sus dos asesores son Mahatma (representante del Alma Universal), y el Mahanga (símbolo de toda organización material del cosmos): 0ssendowski siguiendo la fuente mongola escribe Brahytma, Nahytma y Mahymga.
En verdad, esta jefatura suprema de Agartha es la división jerárquica del ternario "espíritu-alma-cuerpo”. Se les ha representado en los Evangelios como Tres Reyes Magos: el Mahanga ofrece a Jesús el oro y le saluda como "Rey"; el Mahatma le ofrece incienso y le saluda como "Sacerdote", y el Brahatma le saluda como “Profeta” y “Maestro” por excelencia, y le ofrece mirra, el bálsamo de incorruptibilidad, la Amrita de los hindúes o la Ambrosía de los griegos, el brebaje o alimento de inmortalidad simbolizado especialmente por el Soma védico o el Haoma mazdeo.
Así, el homenaje de estos magos al Cristo nacido es reverencia de los tres mundos que rige, ofrendado por los representantes de la tradición primordial encabezada por el Rey del Mundo, que es, en sí, el Invariable Medio, el punto en que se manifiesta la actividad del cielo. Y sus dos asesores, el macrocosmos y el microcosmos. El Mahatma conoce los acontecimientos por venir, y el Mahanga dirige las causas de estos sucesos. Sólo el Brahatma, el Rey del Mundo, puede hablar a Dios cara a cara, porque por su vitalidad cósmica se hace Anima Mundi.
Así lo afirma Ossendowski y así es; él escribe “goro” por “guru”, que es el gran sacerdote del Rey del Mundo, y cita al primero de éstos: OM. El nombre, en realidad, es AUM, dado que la vocal O, en sánscrito, estaba formada por la unión de la A y de la U. Esta deformación es usual a muchas voces del Vatanan, el idioma del subterráneo, cuyos caracteres corresponden a cierto alfabeto sagrado que usa sólo tres formas geométricas: línea recta, espiral y punto. Pero muchas voces del Vatanan nos son completamente desconocidas, y de otras sabemos muy poco; por ejemplo, OM o AUM, además de ser el nombre del primer sacerdote es una ciencia secreta de Agartha, y también se aplica entre ellos como forma de saludo o manera de salve”.

N.G.S., San Lucas, Baja California Sur:
“El título del Rey del Mundo, tomado en su acepción más completa y al mismo tiempo rigurosa, se aplica con propiedad a un Legislador universal, cuyo nombre se encuentra bajo formas diversas entre un gran número de pueblos antiguos; como el Quetzalcóatl mexicano, el Mina o Manes de los egipcios, el Menw de los celtas y el Minos de los griegos. Entre los griegos, Minos era a la vez el Legislador de los vivos y el Juez de los muertos; en la tradición hindú estas dos funciones pertenecen respectivamente a Manu y a Yama, pero además éstos están representados como hermanos gemelos, lo que indica que se trata del desdoblamiento de un principio único enfocado bajo dos aspectos diferentes. El nombre del Rey del Mundo, por lo demás, no designa en absoluto a un personaje histórico o más o menos legendario; lo que designa en realidad es un Principio, la Inteligencia cósmica que formula la Ley (Dharma) propia de las condiciones de nuestro mundo o de nuestro ciclo de existencia; y es al mismo tiempo el arquetipo del hombre considerado especialmente en tanto que ser pensante (en sánscrito Manawa). Por otro lado, lo que importa recordar, esencialmente, es lo que, en principio, puede ser manifestado por un centro espiritual establecido en el mundo terrestre por una organización encargada de preservar íntegramente el depósito de la tradición sagrada, la sabiduría primordial que se comunica a través de los tiempos a quienes son capaces de recibirla. Hay quienes han relacionado el título del Rey del Mundo con el de “Princeps hujus mundi”, del cual se trata en el evangelio. Se cae de su peso que una comparación como ésta es absolutamente errónea y sin fundamentos. En lo que resta, el Rey del Mundo, se sabe, es una realidad”.


W.R.E., Phoenix, Arizona:
"Agartha, se dice, no fue siempre subterránea,. y no permanecerá, siempre oculta. Una profecía que el Rey del Mundo habría hecho en 1986, cuando apareció, como se esperaba, en el encuentro junto a la desembocadura de los ríos Gila y Colorado, antes de emprendiera su visita a las bases espaciales del desierto de Mohave, entonces afirmó que “los pueblos de Agartha saldrán de su interior y aparecerán sobre la superficie de la tierra.” Tal como afirmara en el monasterio de Narabanchi un siglo antes. Hay quienes ahora dicen que ya hay gente de Agartha viviendo entre nosotros. De acuerdo a la extensa comitiva que le acompañó en su aparición del río Colorado en 1986, se hizo claro el impacto que causa en el mundo subterráneo nuestro propio mundo. Ellos son gentes más humildes que nosotros, y en ese aspecto tenemos mucho que aprender. Por lo demás son exactamente iguales a cualquier mortal. Ellos no nombran a su mundo Agartha o de cualquier otra forma, porque simplemente no lo nombran: les es a tal punto inviolable. Ciertamente son pueblos de paz y poseedores de graves adelantos en las ciencias naturales, que han de revolucionar nuestras ciencias. Sin embargo, se dice, sus recursos económicos comenzaron a disminuir dramáticamente a partir de nuestro siglo XX, a raíz de los ensayos atómicos que han tenido enormes repercusiones en su civilización, donde ahora tierras fértiles interiores más debajo de las aguas como en la Polinesia, han decantado en pura muerte. Se dice que Agartha está conformada por una serie de pueblos que buscó refugió en el interior de nuestro planeta hace 6000 años, cuando una catástrofe arrasó la superficie; de aquí que la generalidad de nuestras tradiciones citan algo que se halla perdido o escondido, refiriéndose al hecho. Para ellos, esta fase del cambio de milenio entre nosotros es una época de oscurantismo y confusión de lenguas, pero la influencia de Acuario materializará progresivamente el desarrollo en todos los aspectos, a pasos agigantados, hasta lo que se identifica como una nueva Edad de oro. Poco más se sabe de ellos, porque no estamos aún en capacidad de antecedentes para establecer una cronología segura para todo lo que es anterior al siglo VI antes de nosotros. Al parecer, sin embargo, cierto lazo consciente con el centro espiritual interior nunca acabó por romperse, lo que le da su sentido particular a la tradición.
En 1986 ha afirmado el Rey del Mundo que Agartha nunca estuvo escondida para todos. Le criticaron que hubiese elegidos y él respondió que no se trataba de elegidos, se trataba de que quien deseaba en su corazón llegar Agartha, lo conseguía, nada más era necesario; sólo el simple deseo del corazón. Dijo: “Siempre cada cual tiene la posibilidad de encontrar el camino. Nadie se pierde nunca si realmente desea llegar; cuando la intención es dirigida de tal manera que, por las vibraciones armónicas que se despiertan (en lo que se llama acá y allá “ley de acciones y reacciones concordantes”), se pone en comunicación espiritual efectiva con la intención del corazón. Esta Ley, Jesús el Cristo la llegó a aplicar a la dinámica de Dios mismo: “Buscad y hallaréis, pedid y recibiréis, llamad y se os abrirá”. Naturalmente, se le preguntó entonces el Rey del Mundo si existía una fórmula o algo así para llegar a Agartha con la pura intención. Y respondió: “Se puede enseñar sin esfuerzo citando la aplicación de una fórmula común: Paz en la Tierra a los hombres de buena voluntad”.


B.C., Río Verde, San Luis Potosí, Mex.
"Siempre oí hablar de una civilización subterránea bajo la Huasteca Potosina. Aquí, en Valles y Xilitla de San Luis Potosí, hay famosas leyendas que hablan de un pueblo oculto de nosotros en el fondo de la Tierra, donde se puede acceder a través de un camino que existe en las milenarias galería subterráneas bajo la zona.
Doña Oralia Gutiérrez de Sánchez, directora del Museo Regional de Valles, S.L.P., ha afirmado en su libro "Leyendas Huastecas" la existencia de una ciudad escondida, a la que sólo se puede entrar por algunas cuevas de Xilitla, lo más alto de la Sierra Huasteca; y relata que algunos habitantes de las tierras bajas comercian con algunos que salen de la cueva, quienes actúan de manera muy peculiar: detienen a los comerciantes de caminos y, durmiéndolos, los llevan a un lugar dentro de la cueva donde hay luz como de día, donde son despertados con todo cuidado, iniciando el trueque con polvo de oro que ellos ofrecen a cambio de cosas que aprecian, como el copal o algunas hierbas medicinales que aparentemente no crecen hierbas medicinales en el fondo de la Tierra, quizás si porque necesitan el aire exterior; también suelen hacer trueque por aves de cría, gallinas, pollos, guajolotes, y ropa de lana cruda que al parecer aprecian mucho; algunos de estos comerciantes han dicho que incluso les han comprado sus caballos de tiro, en una experiencia en que al despertarse creen que todo ha sido un sueño, pero los vuelve siempre a la realidad el no tener sus cosas, pero sí una bolsita con polvo de oro, que verificaba el estricto pago de lo que habían tomado. Hay varios otros testimonios que se pueden consultar en la obra citada.
En esta zona hay varias otras noticias de vida subterránea. El día 27 de abril de 1974 en publicó en "El Sol de San Luis" una noticia titulada: "Animales desconocidos salen de una escondida cueva." Narran que el suceso ocurrió en Charcas, donde "una entrada a una misteriosa cueva habitada por extraños animales salvajes con apariencia de simios fue descubierta a un costado del arroyo que atraviesa el poblado Puente de Jesús, causando conmoción. Realmente no sólo se trata de una cueva sino de varios túneles de diversos tamaños que datan de muchos años y de los que nadie sabe dónde van a dar."
El caso es que unos niños que jugaban en el arroyo de Jesús, descubrieron que desde una boca oculta de las cuevas que hay en el sitio, cuya entrada es de aproximadamente un metro y medio de altura por medio de ancho; salieron unos animales, al parecer dos, a los que confundieron primero con enormes gatos salvajes, pero luego se percataron de que más bien parecían simios, los que al verse descubiertos echaron a correr al interior de su refugio. Los menores propagaron la noticia en el poblado, por lo que muchos curiosos acudieron al lugar y trataron de sacar a los extraños animales, pero se asegura que muchos de los arriesgados exploradores salieron despavoridos de la cueva arañados desde la oscuridad por los presuntos monos. Algunas personas provistas de linternas de mano han tratado de explorar los túneles pero nunca han logrado llegar al fondo por temor a lo desconocido".

(Sigue en parte DOS)

(C)Waldemar Verdugo Fuentes

Sociedad de Escritores de Chile.